En este post os contaremos las formas más comunes que usan los hackers para averiguar las contraseñas online, así como una de las técnicas más novedosas que ha surgido con fuerza en esta pandemia.

Desde el principio de los tiempos se ha intentado esconder cosas valiosas. Las ardillas usan troncos de los árboles vacíos que protegen sus bellotas y los humanos hemos inventado métodos cada vez más complejos para mantener fuera de la vista y bajo llave nuestros secretos.
Por ello, no es de extrañar que estas tendencias se hayan replicado en el mundo online, pero en vez de combinaciones a una caja fuerte en la pared detrás de un cuadro, tenemos complejas contraseñas alfanuméricas que esperamos nadie pueda descifrar.

Con la invención de internet y de las contraseñas online han surgido discursos que recuerdan a la voz de nuestra madre diciendo que “no le cuentes a los vecinos que nos vamos de vacaciones, no sea que nos roben en casa”. En versión 2.0 se parecen algo a “123 no es una contraseña”, “la palabra contraseña no sirve” o “no puedes poner ni tu nombre ni las letras del teclado en orden, son demasiado fáciles”. Pero la tentación de poner algo fácil de recordar es demasiado grande y muchos de nosotros hemos optado por poner claves que nos recuerdan a algo de nuestra vida que nos gusta, como el nombre de nuestro perro o grupo musical favorito.

Las técnicas más comunes que utilizan los hackers para averiguar tus contraseñas son:

  • Phishing: Un correo o un enlace falso en el que confiamos es suficiente para que introduzcamos un email y una contraseña y puedan acceder a todos nuestros datos. Las más sofisticadas replican sitios oficiales y mandan mensajes de respuesta personalizados basados en la información que quieren adquirir.
  • Malware: los más comunes son los Kelyloggers, virus que se instalan en el sistema y son capaces de recoger todo lo que se escribe, contraseñas incluidas.
  • Ataques de fuerza bruta: como hemos comentado antes, los usuarios no siempre eligen las contraseñas más seguras, y los hackers fuerzan su acceso utilizando las contraseñas simples más comunes. Una variante de esta técnica ocurre debido a que los usuarios no cambian las claves de sus routers u otros dispositivos, permitiendo el acceso de hackers debido a las contraseñas genéricas que utilizan
  • Spidering: Uno de los más novedosos gracias a las RRSS y a nuestro ánimo de comunidad debido al Covid-19. Ya hemos establecido que los usuarios buscamos contraseñas fáciles o que podamos recordar sin problemas, por lo que solemos elegir cosas que nos gustan. Las redes sociales se han convertido en una mina de oro para encontrar esta información.

 

Pues ya sabes, estas son las formas más comunes que usan los hackers para averiguar las contraseñas online. Pero, ¿qué podemos hacer para mejorar nuestra seguridad online? ¡Os los contamos la semana que viene!

Mientras tanto, ¡síguenos en Redes Sociales y apúntate a CDO! Te mantendremos al día de todas las novedades