Intentando abrir una página el otro día, me saltó un mensaje que hace mucho tiempo que no veía. «Esta página no está optimizada para este buscador. Por favor utilice XXXXXX». Ni la página ni el buscador que estaba usando son relevantes, lo importante es que como a mucha gente se me había olvidado que hay diferencias entre motor de búsqueda y navegador.

Pero primero las definiciones:

1. MOTOR DE BÚSQUEDA O BUSCADOR

Mecanismo que recopila la información disponible en los servidores web y la distribuye a los usuarios. Uno de los más conocidos es Google

2. NAVEGADOR

Software, aplicación o programa que permite el acceso a la Web, interpretando la información de distintos tipos de archivos y sitios web para que estos puedan ser vistos. Uno de los más conocidos es Internet Explorer, ahora Microsoft Edge.

¿Que quiere decir esto? que son aplicaciones complementarias, ambas necesarias para el funcionamiento, pero no son lo mismo. Por supuesto, algunos buscadores tienen su propio navegador web, como Google, que pone Google Chorme a disposición de los usuarios.

Probablemente hasta aquí todo haya parecido muy obvio, pero es cuando realmente nos metemos en las entrañas de los programas que descubrimos su funcionamiento. Los motores de búqueda como Google, Bing o Yahoo se han convertido en referentes en nuestros hogares y no cuestionamos su funcionamiento. Ofrecen tanto motor de búsqueda como navegador y dejan al alcance de nuestros dedos todo lo que podemos necesitar para nuestra vida online.

¿Pero, y lo que no ofrecen? Los navegadores pueden darnos una capa adicional de protección y privacidad que muchas veces los motores de búsqueda no permiten.

Ahora que ya conocemos las diferencias entre Motor de Búsqueda y Navegador, la semana que viene hablaremos de los diferentes motores de búsqueda y navegadores que respetan nuestra privacidad.

¿Cúal es tu buscador o navegador? ¿Sabes si te protege?

¡Cuéntanoslo!

¡Y no te olvides de inscribirte al Chief Data Officer Day!