La aparición y democratización de las nuevas tecnologías en las empresas ha ido creando toda una sucesión de perfiles profesionales, tanto en puestos de ejecución como en mandos intermedios y en la línea directiva. Así, desde hace ya muchos años, siglas como CIO (Chief Information Officer) o CSO (Chief Security Officer) no son ajenas al organigrama de la mayoría de grandes compañías.

Una lista de cargos directivos a la que se añade una nueva posición: el CDO, o Chief Data Officer. Y es que, el auge del Big Data y la necesidad acuciante de gestionar correctamente toda la información que manejan las empresas en la actualidad, ha obligado a las organizaciones a crear un puesto específico para abordar este paradigma.

No en vano, la firma de análisis Gartner estima que el 90% de las grandes empresas tendrán un CDO en su organigrama de cara a 2019. De hecho, la explosión de este nuevo cargo ya se está viviendo, en tanto que ya existen 1.000 directores de datos en todo el mundo, frente a los apenas 400 CDO que existían a finales de 2014.

 

La firma de análisis Gartner estima que el 90% de las grandes empresas tendrán un CDO en su organigrama de cara a 2019

Principales funciones del CDO

Pero, la gran pregunta que cabe hacerse es saber cuáles son las funciones del día a día que tendrán que desempeñar los CDO. Entre ellas destacan:

  • Crear una estrategia de gestión de información corporativa sobre la base de la estrategia de negocio y tecnología de la organización.
  • Trabajar sin descanso para construir una relación de confianza con el resto de directivos de la empresa, en especial el CIO y el CEO.
  • Educar a los principales líderes y compañeros sobre el papel que los datos y la información juegan en el éxito de la empresa.
  • Establecer líneas para la gestión y la monetización de los datos de la compañía.
  • Establecer métricas cuantificables sobre el aprovechamiento de los datos.